Piel de lobo - Portada del libro

Piel de lobo

A. Makkelie

0
Views
2.3k
Chapter
15
Age Rating
18+

Sinopsis

A los catorce años, la vida de Mera cambió cuando vio a su mejor amiga siendo atacada por lobos. Seis años después, cuando se traslada a Noruega con su familia, espera dejar atrás su pasado. Se siente inexplicablemente atraída por cierto hombre, pero cuando él se transforma, se ve obligada a enfrentarse a lo que más teme en la vida. Se comparten secretos y se revelan verdades, pero ¿está preparada Mera para aprender lo que realmente es y será capaz de superar el dolor de su pasado para cumplir su destino?

Clasificación por edades: +18

Ver más

116 Capítulos

Capítulo 1

Prólogo

Capítulo 2

Capítulo 1

Capítulo 3

Capítulo 2

Capítulo 4

Capítulo 3
Ver más

Prólogo

MERA

―¡Corre, Mera! ―Oyó gritar a su mejor amiga Kelly. Mera miró hacia atrás mientras oía los gruñidos cada vez más cerca. No podía dejar de llorar mientras ella y su amiga seguían corriendo, intentando salvar sus vidas.

Deberían haber escuchado a sus padres. Deberían haberse quedado más cerca de la cabaña.

Si hubieran hecho caso, no habría ocurrido lo que ocurrió unos instantes después; si hubieran hecho caso se habrían divertido en el lago, cerca de la cabaña vacacional, y no habría pasado nada.

Un grito sacó a Esmeralda de sus pensamientos, y las dos chicas se detuvieron inmediatamente.

Miró al gran lobo que tenía delante: estaba enseñándole los dientes a ella y a su amiga. Esto era todo; iban a morir con catorce años.

Vio a Kelly coger una piedra y lanzársela al lobo que tenía delante. La piedra le dio en la cabeza. El lobo gruñó y acechó hacia delante.

Mera gimió y dio un paso atrás. No quería morir así.

Al dar un paso, oyó un gruñido bajo detrás de ella que la hizo detenerse y girarse inmediatamente.

Tres lobos más estaban detrás de ellas, y uno estaba muy cerca.

Se fijó en sus ojos de color ámbar. Eran preciosos. Nunca había visto los ojos de un lobo tan de cerca. Bueno, había una razón para ello.

Nunca había estado en una situación en la que estuviera a punto de ser asesinada por uno.

Su pelaje gris, casi blanco, se reflejaba en la luz del sol, dándole un brillo aún más hermoso. Los demás lobos tenían el pelaje marrón oscuro, y él era el único que destacaba.

El sonido de una rama al romperse la sacó de su trance; lo siguiente que supo fue que alguien la agarraba por la muñeca y la alejaba de los lobos.

El lobo gris intentó morderla, pero no fue lo bastante rápido. Kelly consiguió tirar de ella y volvieron a correr.

De repente, Mera oyó un grito espeluznante.

Miró hacia atrás y vio que Kelly se había caído.

―¡Kelly!

Mera la agarró del brazo e intentó ayudarla a levantarse, pero antes de que pudiera, Kelly volvió a gritar cuando uno de los lobos le agarró la pierna con la mandíbula y la mordió.

Mera cogió una piedra y se la lanzó a la cabeza.

El lobo gruñó pero no soltó la pierna de Kelly. Ella siguió gritando mientras el lobo la mordía aún más fuerte.

Mera vio que los otros lobos se acercaban y supo que tenía que actuar rápido.

Vio un palo y supo que no perdería nada por intentarlo.

Lo agarró y, antes de que pudiera intentar golpear al lobo que estaba mordiendo a Kelly, sintió un dolor insoportable en el brazo derecho: se le estaba desgarrando la piel desde el hombro hasta la muñeca.

Gritó del dolor.

Cayó al suelo y se arrastró hacia atrás al ver al lobo gris correr hacia ella.

El lobo tenía la pata llena de sangre, y supo que era él quien la había herido.

Agarró la rama con la mano izquierda mientras el lobo corría hacia ella.

Cuando estuvo cerca, reunió todas las fuerzas que le quedaban y le clavó la rama en el costado.

El lobo aulló al sentir la rama entrar en su cuerpo.

Mera levantó las piernas y le golpeó el bajo vientre.

Se arrastró más hacia atrás; había conseguido alejar al lobo de ella.

Se detuvo al ver a Kelly.

Lo siguiente que se detuvo fue su respiración al ver a su mejor amiga.

Tenía el abdomen desgarrado, le habían sacado las tripas y le faltaba una pierna.

Tenía los ojos abiertos y miraba al cielo con el mismo miedo con el que le miraba ahora Mera.

La sangre rodeaba todo su cuerpo y Mera supo que estaba muerta.

Gritó al sentir el dolor de perder a su mejor amiga.

Las lágrimas corrían por su rostro; sabía que ése también sería su destino.

Oyó un gruñido y su atención volvió a los lobos.

El lobo gris estaba cerca de nuevo.

Tenía que hacer algo. ¡No podía simplemente tumbarse y morir!

Cuando se acercó más a ella, levantó la pierna y le dio una patada en la cabeza.

Gritó.

Los otros lobos reaccionaron y también corrieron hacia ella.

El gris era el que más cerca estaba.

Atacó.

Consiguió esquivar sus mandíbulas, pero no pudo decir lo mismo de sus garras.

Le abrió en canal el lado derecho del abdomen. Gritó de dolor, pero no renunció a luchar.

Volvió a darle una patada, pero accidentalmente hizo que le desgarrara aún más el brazo ya herido.

Los otros lobos se acercaron, pero antes de que pudieran atacar, oyó más gruñidos a su alrededor y todos se detuvieron.

Incluso el gris.

Sintió que la conciencia la abandonaba; estaba perdiendo demasiada sangre. Su vista empezó a nublarse y lo único que pudo hacer era esperar la muerte.

Pero nunca llegó.

En su lugar, vio aparecer una figura humana. No pudo ver quién era, pero por la voz, supo que era una mujer.

―Aguanta, pequeña, hoy no vas a morir. Aguanta ―le dijo justo antes de que se desmayara.

Siguiente capítulo
Calificación 4.4 de 5 en la App Store
82.5K Ratings
Galatea logo

Libros ilimitados, experiencias inmersivas.

Facebook de GalateaInstagram de GalateaTikTok de Galatea